Una joven inglesa abre en Londres una tienda con 4,000 imitaciones de artículos de fieltro

The Corner Shop

Después de ocho meses cosiendo piezas de fieltro con el mayor realismo posible para imitar paquetes de gominolas, chocolatinas, galletas, compresas, petacas de alcohol, latas de cerveza y refrescos, cajetillas de cigarrillos, helados, botes de sopa, diarios, revistas y casi cualquier otro producto que uno espera encontrar en la típica tienda de la esquina —ese lugar casi siempre abierto que permite la compra de última hora del ingrediente olvidado o la satisfacción de un capricho—, la artista inglesa Lucy Sparrow (1986) ha abierto en Londres The Corner Shop, un establecimiento con 4.000 artículos de consumo con un elemento diferencial: todos están hechos con pedazos de fieltro cosido y pintado que emulan a los originales. El proyecto de la costurera, que participa del renacimiento de las artes manuales del cosido como método de expresión creativa, tiene el espíritu de una instalación artística —también comercial: ha montado una tienda online para vender las obras— y es también una forma de protesta por la desaparición progresiva de los pequeños comercios, engullidos por la proliferación depredadora de los supermercados y las grandes áreas de venta. Por eso quería instalar The Corner Shop en un local abandonado y situado, necesariamente, en la esquina de un barrio de Londres. Siete meses de restauración Finalmente encontró un local semiarruinado en el este de Londres y lo restauró durante siete meses para montar el negocio. Está abierto de 10 a 17 horas y los siete días de la semana. La tienda, situada en el número 19 de Wellington Row, tiene una duración temporal: hasta el 31 de agosto. Sparrow planea llevar el proyecto luego a otras ciudades inglesas. La responsable de la tienda de la esquina donde todos los productos —desde la comida para mascotas a las gominolas— son de lana o fieltro y hechos a mano charló por email con 20minutos.es: El coche ha matado a las tiendas de la esquina ¿Cómo y cuándo empezó a darle vueltas a la idea de The Corner Shop? Surgió de la idea de crear una instalación de arte que sería abrumadora para los visitantes, algo físicamente completo en el que la gente tuviese que entrar. También quería llamar la atención sobre el papel que la tienda de la esquina tradicional británica jugó en la sociedad como lugar abierto a todas horas, donde la comunidad se reunía para intercambiar chismes. Es algo que está desapareciendo y afectando adversamente a nuestras calles y barrios porque la gente prefiere ir en coche a los supermercados para aprovechar los precios más bajos. El coche ha matado a las tiendas de la esquina. Dice ustede que también pretende cuestionar el consumismo. Amplíe la idea. El mundo moderno nos presionó como consumidores para que compremos el mayor número posible de objetos. Hago objetos de fieltro y ganchillo y el proceso y los materiales reducen esos objetos a la condición de juguetes infantiles. Le quito el valor inherente y lo substituyo por el valor artístico: una bolsa de patatas fritas congeladas se convierte en un paquete de fieltro suave de patatas fritas. La mayoría de los artículos de The Corner Shop son copias de artículos efímeros en origen: el vino se bebe, los cigarrillos se fuma, los periódicos se leen… Al reproducirlos los hago permanentes. Trabajaba en una cuando era niña y es nostálgico para mí ¿Cómo eligió los artículos y marcas que vende en la tienda? Estudié otras tiendas, la forma en que organizan y colocan los productos, tomé un montón de fotos para que mi proyecto fuese realista y convincente. De hecho, lo es hasta tal punto que hay gente que entra y pregunta por alimentos reales o quiere comprar un billete de lotería… Yo solía trabajar en una tienda de la esquina cuando era una niña y en cierto modo se trata de un proyecto muy nostálgico para mí. Hábleme de los aspectos técnicos de su trabajo. Mi trabajo está hecho de fieltro de lana y está cosido o tejido a mano. Relleno cada artículo de y decoro la parte exterior con pintura y otros materiales para que parezcan reales. Su tienda vende artículos incorrectos como cigarrillos y alcohol … ¿Por qué? Yo no diría que estos artículos son incorrectos. Yo no fumo ni bebo, pero mucha gente lo hace y son elementos esenciales para que muchas personas se relajen. Las pocas tiendas de la esquina inglesas que permanecen abiertas tendrían que cerrar si no vendieran tabaco y alcohol. No me gusta la corrección política, así que quería incluir estos artículos porque si los hubiera eliminado la tienda no sería auténtica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s